Sistematizar la Práctica del Trabajo Social

Se puede definir la Sistematización como el “proceso de reflexión continuo, metódico y crítico sobre las prácticas y transformaciones que generan sobre la Realidad y los conocimientos producidos por los distintos actores”.

Ante la necesidad de recuperar experiencias que aporten a la definición de estrategias generales para el quehacer profesional, consideraremos la Sistematización como dimensión de la Formación en Trabajo Social y como instrumento para reflexionar, analizar, ordenar, organizar, estructurar, criticar, recuperar, escribir y difundir nuestra práctica profesional.

La Experiencia Práctica concreta y realizada, con punto central de la Sistematización, es materia prima para aportar al conocimiento teórico y metodológico del Trabajo Social y contienen elementos de análisis para enriquecer la relación del trabajador social y la población de ámbito de las Instituciones Públicas y Privadas. “Sistematizar es Práctica en cuanto experiencia pensada y reflexionada”. Es importante la Sistematización de experiencias en Trabajo Social porque:

  • El Trabajador Social que realiza una práctica directa se abre la posibilidad de reflexionar más globalmente sobre ella, y a partir de ahí, planificar y reorientar las acciones futuras.
  • Se puede hacer una práctica comunicable y compartible a otros, y así, impulsar un aprendizaje y reflexión colectiva.
  • Se mejora nuestra propia práctica.
  • Podemos aportar conocimiento científico desde lo particular y lo cotidiano.

En resumen, la Sistematización permite, por una parte, entender científicamente una práctica; y por otra, elaborar nuevos conocimientos que permitan contribuir a convertirlos en herramientas útiles para la transformación.

Anuncios